Big data está revolucionando la Educación

Big data y salud

Big data y Educación es una fórmula que actualmente está dando resultados muy positivos en la mejora de la gestión educativa, el desarrollo de nuevos métodos para la enseñanza, mejor aprendizaje, creación de nuevas carreras y opciones profesionales para los estudiantes.

Big data mejora los resultados de los estudiantes

Uno de los principales objetivos de Big Data dentro del sistema educativo es mejorar los resultados de los estudiantes. Actualmente, las respuestas a las tareas y los exámenes son las únicas medidas acerca del rendimiento de los estudiantes. Sin embargo, en la vida estudiantil, cada alumno genera un rastro único de datos. Esta ruta de datos se puede analizar en tiempo real y así ofrecer un entorno de aprendizaje óptimo para el alumno y obtener una mejor comprensión del comportamiento individual de los alumnos.

También es posible monitorear cada acción de los estudiantes. Se puede saber cuánto tiempo tardan en responder una pregunta, qué fuentes usan, la cantidad de investigación, cuál es la relación con otras preguntas respondidas, qué consejos funcionan mejor para qué estudiante, etc. Las respuestas a las preguntas pueden consultarse de manera instantánea y automáticamente  dar retroalimentación a los estudiantes.

Además,  con el Big Data y el uso de los algoritmos, es posible determinar las fortalezas y debilidades de cada estudiante en función de la forma en que el estudiante aprende en línea.

Big data y Educación

Big data y la creación de programas educativos personalizados 

Todos los datos obtenidos servirán para crear programas personalizados para cada estudiante en particular. Esto se creará con el aprendizaje combinado; una combinación de aprendizaje en línea y fuera de línea. Brindará a los estudiantes la oportunidad de desarrollar su propio programa personalizado, seguir las clases que sean de su interés, trabajar a su propio ritmo y tener la posibilidad de recibir orientación de parte de los profesores.

Proporcionar una personalización masiva en la educación es un desafío, pero gracias a los algoritmos, es posible rastrear y evaluar a cada alumno en particular.

Ahora sabemos que esto sucede en los MOOC que se desarrollan en todo el mundo.

Cuando Andrew Ng enseñó la clase de Machine Learning en la Universidad de Stanford, generalmente participaron 400 estudiantes. Cuando se desarrolló como un MOOC en Coursera en 2011, atrajo a 100.000 estudiantes. En condiciones normales esto llevaría a Andrew Ng 250 años para enseñar la misma cantidad de estudiantes. 100.000 estudiantes que participan en una clase generan una gran cantidad de datos que ofrecerán información. Ser capaz de atender a los 100.000 estudiantes a la vez, también requiere herramientas idóneas para poder procesar, almacenar, analizar y visualizar todos los datos involucrados en el curso. Por el momento, estos MOOC todavía están fabricados en masa, sin embargo, en el futuro se pueden personalizar en masa.

Big data mejora la experiencia de aprendizaje educativo en tiempo real

El profesor tiene la facilidad de monitorear a todos los estudiantes en tiempo real y empezar una conversación más interesante y profunda sobre un tema determinado. Esto dará a los estudiantes la posibilidad de obtener una mejor comprensión de los temas.

Los algoritmos pueden monitorear cómo los estudiantes leen los textos. Qué partes son difíciles de entender, cuales son fáciles y qué partes son las menos claras.  Si esta información se proporciona en tiempo real, los autores tienen la posibilidad de cambiar sus libros de texto para satisfacer las necesidades de los estudiantes, mejorando así los resultados generales.

Big data y educación

Reducción de abandonos gracias al big data

Todos los análisis  ayudan a mejorar los resultados de los estudiantes y también reducen las tasas de deserción en las instituciones educativas.

Los abandonos son costosos para los institutos educativos y para la sociedad. Cuando los estudiantes son monitoreados de cerca, reciben comentarios de manera instantánea, y reciben capacitación en función de sus necesidades personales.

Incluso después de la graduación, los estudiantes pueden ser monitoreados para ver cómo les va en el mercado laboral.

Cada vez, más universidades en el mundo ya están recurriendo a Big Data para mejorar los resultados generales de los estudiantes. Los estudiantes más inteligentes que estudian más rápido tendrán un efecto positivo en las organizaciones y la sociedad.

Por consiguiente no queda más que decir que Big data y educación es una excelente combinación.

 

Comentarios

Puedes compartir este post si te gustó!